Más plantilla y más derechos

Los más de 2.000 trabajadores de las residenciaras de ancianos en Palencia, que son sobre todo mujeres, están trabajando por encima de lo que les corresponde por culpa, sobre todo, de la falta de personal. Así lo denuncian desde UGT que critica además, la anulación del decreto que regula el funcionamiento de estos centros dejando desamparados a los trabajadores