Ni el viento pudo con la música

El viento no pudo con las ganas de fiesta y, sobre todo, de buena música que había ayer en Palencia. La plaza de la Inmaculada rezumaba ritmo de la mano de Sweet Vandals en la primera jornada del Palencia en Negro. Mientras que Ávalanch y Ángelus Apátrida dieron gusto a los más heavys en las Huertas del Obispo.